jueves, 22 de octubre de 2009

Acerca del debate en torno a la humanidad del indio


El sur es nuestro norte, Joaquín Torres García

En el siglo XVI, Hacia 1550 se suscitó en Valladolid, España, una intensa polémica (1) en torno a los siguientes temas: los derechos naturales de los habitantes del Nuevo Mundo, las justas causas para hacer la guerra a los indios y la legitimidad de la conquista. Esta polémica estaba inserta en el marco de una larga controversia entre los que, por un lado, eran partidarios de la libertad absoluta de los indios y de una entrada pacífica a las nuevas tierras y los que, por otro lado, apoyaban el mantenimiento de la esclavitud y el dominio despótico y propiciaban el empleo de la fuerza contra los indios del Nuevo Mundo. Si se lo analiza desde una perspectiva antropológico-filosófica, se advierte que lo que estaba en tela de juicio era la dignidad humana de los habitantes del Nuevo Mundo. Fray Bartolomé de las Casas (2) y Juan Ginés de Sepúlveda (3)  son los representantes de las dos posturas que disputaron por la humanidad del indio.

• La cuestión de la legitimidad de la conquista mediante el empleo de la fuerza tenía como principal defensor teórico a Juan Ginés de Sepúlveda, gran conocedor de la tradición filosófica antigua y medieval, traductor de Aristóteles, se había constituido en defensor de la conquista considerando que era en la dimensión jurídica donde habían de ser tratados los nuevos problemas que planteaba el descubrimiento de América.

Sus tesis a favor del uso de la fuerza para dominar a los indios son expuestas en un libro escrito en latín en 1547, titulado Democrates alter. De justis belli causis apud indios (Traducido al español como Tratado sobre las justas causas de la guerra contra los indios). Se trata de un diálogo entre dos personajes, Demócrates y Leopoldo, que conversan en el palacio del príncipe heredero Felipe, en Valladolid, acerca de si han sido legítimas las guerras entre Cortés, gobernador de México, y sus rivales, los indios. Sepúlveda desarrolla sus tesis a través del personaje de Demócrates. Mantiene que la guerra contra los indios es lícita e incluso recomendable basándose en cuatro argumentos:

1) los indios son idólatras y bárbaros

2) son esclavos por naturaleza

3) su previa sumisión facilita la predicación de los misioneros

4) es menester liberar a los inocentes que hacen morir ofreciéndolos como sacrificio a sus dioses.

• A diferencia de Sepúlveda, Bartolomé de las Casas vivió largos años en el nuevo continente. Llegó por primera vez a la Española en 1502; tiempo después, en 1514, estando en Cuba, se convirtió a la causa de los indios; llegó a ser Obispo de Chiapas (México) en 1543. Doce veces atravesó el océano para luchar contra quienes justificaban la conquista, la violencia y el sometimiento. En 1543 logró que Carlos V promulgara las “Leyes Nuevas” o Nuevas Leyes de Indias (4) , tardías e insuficientes, pero al menos moderaban el régimen de encomiendas, evitaban el uso del término “conquista” y mandaban la penetración pacífica de los territorios. La formación teológica y filosófica que Bartolomé había logrado –en buena medida como autodidacta–, le permitió disponer de unos principios antropológicos, con los cuales elaboró la doctrina que le serviría de base en la defensa de los “hombres nuevos” frente a los “hombres viejos”. Se trata de un “humanismo sustantivo” según el cual todos los hombres son personas, dotados por naturaleza de entendimiento o razón; por lo tanto, libres y capaces de decidir con responsabilidad los modos de organizar la vida individual y del grupo. En sus escritos realiza verdaderos estudios transculturales, es decir, analiza la gran variedad de culturas que hay en América y, mediante la aplicación del método comparativo, muestra que en muchos aspectos la cultura indígena es superior a la europea y que algunos hechos considerados por los españoles como muestra de barbarie, se han dado históricamente en otras culturas vistas como superiores por ellos mismos.

Desde el punto de vista de la antropología filosófica, el principal aporte de Bartolomé de las Casas fue su doctrina sobre la unidad específica del género humano, según la cual los derechos y libertades de la naturaleza humana se explican por la igualdad de todos los hombres; en ello consiste la dignidad humana. El hombre tiene implícita en su naturaleza la tendencia a lograr los fines para los que fue creado; para ello cuenta con un conjunto de atributos esenciales: la racionalidad, la libertad, la sociabilidad: “Todo hombre –dice Bartolomé– tanto infiel, como fiel, es un animal racional y social y, por consiguiente, la sociedad o el vivir en sociedad es para todos ellos natural”. Las diferencias que existen entre las personas y los pueblos son accidentales, son el resultado de la diversidad de culturas y formas de educación. Además, tiene una visión evolutiva de la cultura, de la sociedad y de la religión. Todo ello fortalece su juicio negativo sobre la conquista; su análisis anticolonialista del contacto cultural; su enjuiciamiento crítico de instituciones tales como los repartimientos, las encomiendas y la esclavitud; su defensa de métodos pacíficos para la evangelización y las relaciones entre los gobiernos indígenas y la Corona española.

Es indiscutible el aporte teórico de Bartolomé a la antropología filosófica, sin embargo ha de tenerse en cuenta que no se trata sólo de una teoría abstracta, sino de una respuesta concreta, teórica y práctica, a una situación histórica específica de violencia contra la dignidad humana. En el presente se considera que los aportes de Las Casas constituyen un antecedente de la defensa y fundamentación de los Derechos Humanos.


Quino. Mafalda.
Enviado por Caro.

1 Cf. Adriana Arpini y Ana Luisa Dufour: 2001.


2 Bartolomé de las Casas (1472-1566), sacerdote y obispo español. En 1502 en La Española consiguió una encomienda de indios, se dedicó a la labor pastoral y fue ordenado sacerdote en 1510. Con el tiempo, tomó conciencia contraria a la institución de la encomienda y renunció a ellas, e inició una campaña en la defensa de los indios y de denuncia sobre el método de la conquista. Escribió numerosos textos y se enfrentó con administradores y teólogos, como fray Francisco de Vitoria. En Vallalodid, a lo largo de los años 1550-1551, discutió sobre la legitimidad de la conquista con Juan de Ginés Sepúlveda. Más tarde, Fray Bartolomé renunció a su obispado y falleció en Madrid.

3 Juan Ginés de Sepúlveda (1490- 1573), religioso y cronista español, desde 1535 capellán y confesor personal del emperador Carlos V (y rey Carlos I), autor de una historia de la conquista del Nuevo Mundo, denominada Tratado sobre las justas causas de la guerra contra los indios. Fue traductor de obras griegas y defensor oficial de la empresa colonial y la esclavitud.


4 Leyes Nuevas: reforma de la legislación relacionada con el gobierno de la América hispana, “las Indias”, llevada a cabo en 1542. Su principal punto de interés radicó en lo referido al sistema de encomiendas y lo relacionado con el tratamiento del indígena, ya que se anulaba la esclavitud. Entre los aspectos que promovieron estas leyes se pueden citar los siguientes:


- Cuidar la conservación y gobierno y buen trato de los indios;
- Que no hubiera causa ni motivo alguno para hacer esclavos;
- Que los esclavos existentes fueran puestos en libertad;
- Que no fueran llevados a regiones remotas con el pretexto de la pesca de perlas;
- Que los oficiales reales, del virrey para abajo, no tuvieran derecho a la encomienda de indios, lo mismo que las órdenes religiosas, hospitales, obras comunales o cofradías;
- Que el repartimiento dado a los primeros conquistadores cesara totalmente a la muerte de ellos y los indios fueran puestos bajo la real Corona, sin que nadie pudiera heredar su tenencia y dominio.





1 comentario:

  1. buen trabajo gracias me ayudaron en mi tarea tngo un 20 =D

    ResponderEliminar